El proyecto MAPLE fue propuesto como una asociación estratégica transnacional para automatizar la Medida de Avances y Progresos en el Aprendizaje en Europa (MAPLE). Llevarlo a cabo internacionalmente permite tener como uno de sus objetivos fundamentales poder proporcionar datos empíricos comparativos entre países. La iniciativa aborda tres dimensiones claves: La primera se centra en pensamiento computacional y concretamente en averiguar lo que los alumnos conocen y entienden del tema antes y después de la enseñanza formal. El segundo es el uso de una infraestructura de código abierto y de métodos para llevar a cabo la evaluación desde perspectivas diagnóstica, formativas y sumativas. La tercera es facilitar el cambio de perspectiva que permita educar para comprender en lugar aprender procedimientos específicos de las tecnologías que van a cambiar rápidamente y son perfectos para usar un enfoque de ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos) y de apoyo a trabajar para conseguir las competencias básicas.

Los resultados del proyecto son importantes por si mismos, ya que vamos a conseguir medidas objetivas del logro y el progreso posibilitando medidas comparativas entre instituciones y países. Esto es similar en concepto a PISA, pero en pensamiento computacional y de forma que cualquier colegio o escuela puede participar sin ningún coste y teniendo acceso a sus resultados individuales de centro de forma absolutamente confidencial. El grupo objetivo principal es el de los alumnos que están entre 10 y 14 años (aunque no de forma excluyente) y por supuesto sus profesores.

El proposito es tener impacto a nivel institucional y político gracias a la participación en el proyecto de una comunidad base de docentes, usando los datos extraidos de sus instituciones para elevar su perfil de profesores como profesionales de investigación de alta calidad basandonos en datos empíricos cuantificados. Gracias a los test online realizados cada seis meses en la primera etapa de secundaria será posible obtener medidas de progreso individuales y departamentales, siempre de forma absolutamente confidencial para el centro, pero con la posibilidad de obtener agregaciones de los datos que permitan obtener medias locales, nacionales e internacionales.

Un claro resultado añadido del proyecto es formar a los profesores en el uso de métodos colaborativos basados en la tecnología para explotar «Big Data» en entornos educativos. Además el proceso pone los cimientos para la transición a una calificación computacional regulada a nivel nacional referenciada al EQF y siguiendo los principios de ECVET y EQARF

La metodología se puede transferir a cualquier tema y en particular a matemáticas, ciencias y tecnología. Los fundamentos del pensamiento computacional son muy relevante para la mejorar la competencia matemática y la alfabetización general en una era tan tecnológica como la actual. Se centra en el uso de herramientas de código abierto desarrolladas mediante la cofinanciación en varios proyectos de la UE y sostenible más allá de los periodos de financiación de esos proyectos gracias al desarrollo de TLM, uno de los socios estratégicos de NAACE.

Así el proyecto proporciona apoyo a los OER (Recursos Educativos Abiertos) basándose en proyectos anteriores, lo que permite llegar mucho más allá de lo que podría lograrse en un proyecto completamente nuevo. El mecanismo de entrega de OER ya está en marcha y más de 60.000 alumnos en 670 escuelas lo han utilizado en Inglaterra en los 9 meses desde que la propuesta se creó. El publico potencial son 10 millones de alumnos que pueden participar en toda europa. Cuando esto se logre, será seguramente el proyecto Erasmus+ más significativo en términos de impacto en toda Europa.

Las pruebas cuentan con esquemas de trabajo relacionadas con el nuevo plan de estudios nacional inglés y hacen referencia al nivel 2 del marco europeo de cualificaciones (EQF) con apoyo para pasar a los niveles 3 y 4. Esto proporciona otro potencial resultado añadido para convertir el perfil del EQF como el instrumento de referencia internacional. Enlaces de los resultados de aprendizaje y criterios básicos de evaluación de los OER, y por supuesto un completo sistema de gestión que será gratuito para todos los participantes. Esto significa que las pruebas pueden tener un valor estratégico en fomentar un mayor uso de herramientas digitales de aprendizaje y de recursos educativos abiertos, así como un apoyo para mejorar los logros conseguidos y las habilidades tecnológicas transversales

NAACE, apoyado por su socio TLM, ya ha demostrado el concepto mediante la creación y uso de una prueba a nivel nacional en unos pocos meses de su inicio como idea. Más allá de la financiación mediante subvención, la posibilidad de obtener una certificación opcional con un coste de 1 euro por certificado puede fácilmente soportar el desarrollo y extensión a otros temas, así como el desarrollo de recursos educativos abiertos. También existe la opción de tener empresas que patrocinen dichos certificados. Las principales necesidades del proyecto son aumentar la capacidad del servidor, la traducción y localización a cada país, la formación de profesores, la difusión y las mejoras de la plataforma para poder crecer hasta millones de participantes.